Las malas palabras – Ariel Arango

Los nombres personales; los nombres de parientes, especialmente los de las personas más íntimamente relacionadas por la sangre como esposos, suegros, suegras, yernos, nueras, cuñados; los nombres de los muertos; de reyes y otras personas sagradas, y los nombres de los dioses caen bajo la interdicción de este singular tabú. No existe comunidad primitiva donde no impere alguna de estas prohibiciones. Desde Siberia a la India meridional; desde los mongoles de Tartaria a los tuaregs del Sahara; desde el Japón al África oriental; en las Filipinas, en las islas de Nicobar, de Borneo, de Madagascar y Tasmania, y en las múltiples tribus del continente americano desde el Atlántico al Pacífico. La violación del tabú constituye un acto de impiedad que origina severas consecuencias. Perturba y conmueve profundamente el alma del primitivo. Las sanciones van desde la pena de calabozo, como en Siam, hasta la pena de muerte entre los guajiros de Colombia o en Madagascar donde se juzga a los culpables por felonía, un crimen capital. En tiempos antiguos el Tahití seguían el camino del patíbulo no sólo el temerario que pronunciaba la palabra prohibida sino toda su familia

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.28 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario